jueves, 22 de diciembre de 2011

Esfinge (Mitologia)

La esfinge era un demonio cuya particularidad radica en su aspecto físico, pues es el resultado de un híbrido entre el cuerpo y rostro de un humano con el cuerpo de un animal, preferentemente el león. Han sido veneradas tanto en la Antigua Grecia como en el Antiguo Egipto, lugar donde se la consideraba un símbolo de la vida después de la muerte y servidor o vigilante de las tumbas.

Las esfinges pueden tener rostro tanto femenino como masculino y pueden además, poseer alas o prescindir de ellas. Mientras en Grecia siempre han sido presentadas en forma alada, en Egipto prescindían de ellas. Por su aspecto se piensa que éstas surgieron como fruto de la relación entre Quimera y Ortro, aunque otros autores aseguran que sus progenitores son Equidna y Tifon. Lo cierto es que por su aspecto físico más hace recordar a Quimera, aquel demonio que azotaba las regiones de Asia Menor con su cabeza de león, cuerpo y cabeza de cabra y trasero de dragón.


No obstante, a diferencia de Quimera, la Esfinge se instaló en los montes circundantes a Tebas y no mataba a las personas de manera instintiva sino que les daba la oportunidad de salvarse en el caso que puedan resolver sus acertijos y enigmas. De lo contrario, aquellas personas que no lograban encontrar la solución a éstos sufrían el estrangulamiento. Algunas veces también, la Esfinge causaba destrozos en las campiñas griegas.


Su muerte sobrevino ante la intercesión de Edipo, tiempos anteriores a convertirse en regente de Tebas se dirigió hacia la guarida de la Esfinge en los montes y resolvió el acertijo que hacía referencia al hombre humano. Ante la impotencia, la Esfinge optó por suicidarse arrojándose al vacío aunque otras versiones afirman que intentó abalanzarse sobre Edipo, fallando y cayendo desde la altura del monte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscador del terror:

Búsqueda personalizada