domingo, 30 de enero de 2011

Harpías (mitología) Arpyai

En la mitología griega, las Harpías (Arpías) eran las hijas de la oceánide Electra y del dios marino Taumante. Sus hermanas eran Iris y Arce, la primera era la mensajera de los dioses del Olímpo mientras que la segunda fue castigada por ser mensajera de los Titanes en la guerra con los olímpicos.


Sin embargo, las Harpías cumplieron otra función. Eran una especie de mensajeras pero de castigos. El más célebre castigado por ellas fue Fineo, un rey de Tracia que a causa de la ira de Zeus fue confinado a una isla la cual poseía un festín del cual nunca podía comer, puesto que las Harpías se la arrebataban o llenaban de excrementos cada vez que se disponía a hacerlo.


Esto les ha dado fama de criaturas sucias y despiadadas, con forma de ave de rapiña. Pero según los primeros relatos esto no es así, su forma se asemeja más a la de humanos alados.

Fineo fue salvado por dos de los argonautas, Zetes y Calais que persiguieron a las Harpías con intención de matarlas. Iris medió para que sean perdonadas con la promesa de librar a Fineo de su designio.



Las Harpías eran dos originalmente, Aelo y Ocípete. Posteriormente los romanos agregaron a Celeno, considerada la más malvada de todas y los griegos a Podargo ‘pies veloces’. Por su naturaleza se consideraba que eran las encargadas de atormentar a los destinados al Tártaro (un inframundo parecido al infierno cristiano) hasta que llegaran a él.

Se las considera también madres de los caballos que usó Aquiles y los Dioscuros.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscador del terror:

Búsqueda personalizada